sábado, mayo 30, 2020

México, «Día de Internet» y COVID-19

Te puede interesar

Imprescindible «revitalizar» desarrollo de redes 5G

Hay aplazamientos hasta el 2025 en algunos países de AL. La situación coyuntural que vive Latinoamérica por la crisis del...

Aprendizaje en línea, objetivo común de SCT y Coursera

Ofrecerán capacitación y becas. Los Centros de Inclusión Digital (CID) y la plataforma virtual de aprendizaje en línea, Coursera...

Apps para detectar focos de contagio, fuerte tendencia

Notificar a personas en riesgo, objetivo. En Europa, países como Bulgaria, Austria, Polonia, Suiza, Noruega, Islandia, Eslovenia y Ucrania,...
Jesús Romo de la Cruz
Jesús Romo es analista y consultor especializado en política pública de telecomunicaciones y TIC. Desarrolló desde 2014 la marca y el portal Telconomia en donde publica regularmente análisis sobre la interacción entre la tecnología, la regulación y política pública de telecomunicaciones. Ha asesorado como consultor y analista a organizaciones y operadores en México y Estados Unidos.

Jesús Romo

Este año, la conmemoración del Día Mundial de Internet o de la Sociedad de la Información y las Telecomunicaciones introdujo la visión de la Agenda Conectar 2030, pero ocurre en un momento de expectativas sobre la continuidad por Internet de las actividades de la sociedad durante la pandemia del COVID-19.

Para el 17 de mayo, cuando se celebró esa fecha, los casos confirmados de COVID-19 ya eran de casi 50 mil (el modelo centinela de vigilancia epidemiológica ya los estimaba en cientos de miles desde inicios de mayo) y seguían incrementándose. En ese contexto, el gobierno mexicano prepara la desescalada de algunas restricciones para reiniciar algunas actividades. Este regreso seguirá siendo un periodo de incertidumbre, difícilmente una “nueva normalidad”, por la amenaza de nuevos brotes o un regreso a medidas de distanciamiento más restrictivas en un momento en el que todavía no hay vacuna contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

Ante las medidas de distanciamiento se busca estudiar, trabajar, comunicarse o comprar por Internet, pero no son opciones para todos. Existen alumnos con equipamiento o acceso insuficiente para continuar clases por Internet y en abril se habían perdido en México medio millón de empleos (y no todos trabajos pueden realizarse sobre Internet). El Día Mundial de Internet obliga, sobre todo ahora, a pensar en las asimetrías en el acceso a tecnologías, brechas económicas, de habilidades y oportunidades.

La Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares 2019 (ENDUTIH) del INEGI estima que, al tercer trimestre de 2019, un 70 por ciento de la población mexicana de 6 años en adelante utilizaba Internet. Utilizando los datos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) para comparar a México internacionalmente, se observa que el país en 2018 tenía una penetración de usuarios de Internet en la población de 66 por ciento, la misma de América Latina y el Caribe, superior al estimado global (50 por ciento) y varias regiones, pero debajo de América del Norte (sin México) o Europa – Asia Central.

Gráfico elaborado por Telconomía

La comparación con regiones en agregado es más abstracta, pero sirve para ilustrar el crecimiento continuo de los usuarios de Internet en casi 20 años. Se pasó de penetraciones de usuarios de 10 por ciento o menos a 50 por ciento o más en países como México.

Internet ya no está limitado al acceso por medios fijos y es muy probable que el crecimiento refleje la adopción de tecnologías de banda ancha móvil, particularmente en la última década. Continuando con los datos de la UIT, México tenía en 2018 aproximadamente 95 suscripciones móviles y 15 de Internet fijo por cada 100 habitantes (para marzo de 2020, Telconomía las estima en 98 y 15, respectivamente). Esos niveles están muy cerca del agregado global y de América Latina y el Caribe.

Gráfico elaborado por Telconomía

Si bien los datos utilizados para suscripciones móviles no distinguen entre voz y datos, la banda ancha móvil tiene cada vez más penetración en las líneas. Al comparar a México en función de estos servicios, aparece que Brasil, Ecuador, Dominica y Santa Lucía son aparentemente sus “vecinos” más cercanos en la región. También está muy cerca de los niveles agregados a nivel global y en América Latina y el Caribe.

México tiene menos penetración por habitante de suscripciones móviles que Colombia, Guatemala o Perú, pero los supera en el segmento fijo. Argentina, Chile, Costa Rica y Uruguay lo superan en ambos ejes. Estas comparaciones son meramente un punto de partida. Para cada país es importante considerar sus asimetrías y posibles razones, sobre todo para entender mejor el potencial y limitaciones de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) durante la pandemia de COVID-19.

Puede ser contraproducente generalizar acerca de la capacidad de todos para trabajar o estudiar por Internet. Sobre cómo llega México a este contexto de distanciamiento necesario, Telconomía ha estimado con base en la ENDUTIH 2019 que la población que tiene equipamiento TIC básico para teletrabajo o teleeducación (al menos computadora/tablet e Internet disponible en el hogar) rondaba los 33.3 millones o el 29 por ciento de la población de 6 años en adelante. De esa cantidad, el 80 por ciento ya reportaba uso de las TIC para trabajar, labores escolares o capacitaciones.

Gráfico elaborado por Telconomía

Esa cifra no es estática. La proporción puede ser menor si se considera que hay casos con equipo o acceso insuficiente o mayor si algunos pudieron mejorarlo recientemente. Esos 33.3 millones o 29 por ciento de la población no representan a un solo perfil de usuario que ya hace o puede hacer cualquier actividad. De este grupo, casi el 30 por ciento lo absorben usuarios de la Generación Z o “centennials” que estudian o estudian y se capacitan.

Esa generación de usuarios (la más joven) son el grupo que estaría predominantemente orientado a actividades de la escuela, mientras que las generaciones X y Y (millennials) serían las de más peso en actividades de trabajo o una combinación de trabajo con capacitación y estudio.

Gráfico elaborado por Telconomía

Lo importante de estas estimaciones no son las “cifras duras”, sino la intuición: aunque la penetración de Internet sea relativamente alta, no necesariamente lo es la preparación para trasladar las actividades presenciales a Internet. Además de diferencias en el acceso a Internet, se deben considerar asimetrías en uso o disponibilidad de dispositivos, software, plataformas y habilidades.
C$T-EVP

- Publicidad -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias

Habilitarán hospitales con telemedicina satelital

El proyecto no representa gasto para el erario. El operador satelital SES otorga conectividad de banda ancha de alto...

Más compras online exige atender ciberseguridad

"Nuevas comodidades conllevan riesgos”: Fortinet México. El confinamiento social obligado por la pandemia de COVID-19 ha generado nuevos compradores en línea, que si bien obtienen...

Empresas obligadas a «reinventar» su operación

Entrega de servicios y productos con menor contacto humano. Transcurrido el periodo obligado del aislamiento en casa, las empresas estarán obligadas a "reinventarse" y a...

Apps para detectar focos de contagio, fuerte tendencia

Notificar a personas en riesgo, objetivo. En Europa, países como Bulgaria, Austria, Polonia, Suiza, Noruega, Islandia, Eslovenia y Ucrania, han puesto a disposición de...

Anticipan retroceso en la industria TI de 8.7%

Prevén una caída de 32% en el mercado de Consumo. La pandemia del coronavirus generó una crisis sin precedentes, lo cual tendrá un efecto negativo...

Artículos relacionados

- Publicidad-