jueves, julio 9, 2020

Cibersexo, ¿afición o adicción?

Te puede interesar

Digi/Gob impulsará servicios gubernamentales online

Tecnologías digitales juegan un papel crítico. En América Latina y el Caribe, sólo 7.0 por ciento de los trámites...

Frenan operación 42% de empresas reclutadoras

Hasta seis meses podría tardar la recuperación, estiman. En el mercado mexicano las empresas están siendo impactadas mayormente en la...

Facebook y la supremacía digital

Tencent, aún está lejos de igualar su alcance global. En menos de dos décadas, Facebook ha forjado una clara...
Redacción
Somos un espacio informativo digital especializado en telecomunicaciones, radiodifusión y electrónica de consumo. Generamos contenidos propios a partir de boletines, coberturas locales e internacionales, entrevistas y reportajes.El rigor periodístico está presente en cada una de las notas, reportajes o tips entregados a los lectores. La veracidad y ética son parte de nuestra genética.

Dispositivos móviles favorecen esta práctica

«Tener sexo es bueno, sano y normal»; sin embargo, cuando esta actividad está asociada a una adicción como la «hipersexualidad» o el «cibersexo, puede implicar consecuencias negativas para la salud de las personas y afectar sus relaciones interpersonales, aseguró, Gabriela Orozco Calderón, académica de la Facultad de Psicología de la UNAM.

“En vez de estar con la pareja, la persona prefiere obtener placer sexual por Internet; gasta muchas horas en chats eróticos, busca cibersexo en el anonimato para realizar fantasías que no concretaría en la vida real. Regularmente alterna Internet con llamadas eróticas y se masturba mientras está en el chat o viendo un video”, describe la especialista.

Gabriela Orozco Calderón

En opinión de la catedrática, el sexo por Internet no es una conducta reciente, y aunque en la actualidad ya se han realizado algunos estudios, se sabe poco del tema ante la dificultad de llevar estos casos a un laboratorio, pues se trata de una actividad que regularmente se realiza en privado.

Detalló que la clasificación internacional de enfermedades (CIE-11) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que todavía no hay información definitiva sobre los procesos involucrados en el desarrollo y mantenimiento de la conducta sexual compulsiva; sin embargo, se espera tener una mejor comprensión del tema, cuando se aclaren sus fundamentos neurobiológicos.

El cibersexo, destacó, puede representar una adicción donde las personas tienen acceso a una gran variedad de contenidos de índole sexual que se consumen para satisfacer sus necesidades, lo cual es favorecido hoy por la portabilidad de dispositivos móviles como celulares y tabletas que les permiten realizar llamadas telefónicas o visitar sitios de pornografía.

Respecto a la hipersexualidad, explicó que se trata de personas (mujeres y hombres, aunque más reconocido en el género masculino) con adicción al sexo o conducta sexual compulsiva, es decir, recurren a este tipo de comportamientos muy a su pesar y se muestran incapaces de evitarlos por la ansiedad que eso implica, con lo cual pierden cierta libertad y su cotidianidad se ve afectada.

Orozco Calderón, explicó que en la hipersexualidad la persona pierde el autocontrol al presentar un deseo desenfrenado de tener sexo, ya sea físico o cibernético, en la mayoría de los casos de manera poco satisfactoria; desatiende sus actividades cotidianas, y la comunicación y el afecto por el otro observa un franco deterioro.

Imagen de la UNAM

“El sexo se usa para reducir estados de ansiedad, es un medio para disminuir el malestar emocional por baja autoestima e insatisfacción personal”, destaca la especialista en su publicación de la Gaceta de la UNAM.

Esta adicción se vincula con el síndrome de abstinencia, pues la persona debe generar esa conducta para evitar malestares; presenta ansiedad por tener sexo y sentir gratificación, desde el punto de vista de la farmacología conductual se asocia con el aumento de dopamina, en la que se activa el circuito de recompensa.

Los síntomas son deseo intenso, ansia o necesidad de concretar la actividad placentera; pérdida progresiva del control de la actividad placentera; descuido de las actividades habituales: académicas, laborales o de esparcimiento; estar a la defensiva y negar el problema, todo gira en torno a la conducta adictiva y se presentan lesiones, heridas o dolor en los genitales.

C$T-EVP

- Publicidad -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias

Libertad de expresión y «notificación y retirada» en el TMEC

La reforma de la legislación de propiedad intelectual en México por la entrada en vigor del Tratado entre México,...

Solo Pleno del IFT definirá remoción de RH

Modifican Estatuto Orgánico del instituto. El integrante del Pleno del IFT que por ausencia presida el órgano regulador deberá requerir la aprobación de este...

Frenan operación 42% de empresas reclutadoras

Hasta seis meses podría tardar la recuperación, estiman. En el mercado mexicano las empresas están siendo impactadas mayormente en la disminución de ventas y la...

Servicios diferenciados y zero rating, debate necesario

Beneficio al consumidor debe prevalecer. El riesgo de crear “jardines amurallados”, el impacto en materia de competencia económica y la necesidad de incluir a...

Seis de cada 10 Pymes venden en línea

El 35.8% carece de herramientas digitales. El cierre de comercios físicos al que obligó la emergencia sanitaria de COVID-19, propició que muchas Pequeñas y Medianas...

Artículos relacionados

- Publicidad-